aire acondicionado con tecnología inverter

Las temperaturas apremian y las instalaciones de aires acondicionados aumentan. Antes de comprar el aire acondicionado para soportar el sofocante verano que nos espera, debes saber que optar por la tecnología inverter es sin duda la mejor elección cara a lograr un aire acondicionado mucho más eficiente desde diferentes puntos de vista.

Si has decidido instalar aire acondicionado este verano, ¡buena elección! Y es que, según las previsiones meteorológicas nos espera uno de los veranos más cálidos que se recuerdan en los últimos años, por eso nada mejor que adaptar nuestro hogar y crear un espacio refrescante cara a disfrutar de una mejor calidad de vida.  Pero ojo, a la hora de elegir un aire acondicionado no te fijes solo en aspectos como la marca, el precio, el diseño o las famosas frigorías. Opta también por la tan beneficiosa tecnología inverter. ¿No sabes qué es y cuáles son sus ventajas?

Las ventajas de la tecnología inverter

Cuando hablamos de tecnología inverter nos referimos básicamente a una tecnología precisa y clave en el compresor mismo del aire acondicionado. Los modelos con esta tecnología que ha revolucionado los nuevos modelos de aire acondicionado poseen una mejor regulación de la velocidad del compresor para que éste trabaje a una velocidad constante y eficiente. Como bien sabes, la velocidad variará en función de la proximidad con la temperatura de consigna o la deseada.

La diferencia de los aires acondicionados no inverter y los inverter reside en que en los primeros, el compresor del aparato siempre funciona a la velocidad máxima. Ponen en marcha un máximo rendimiento hasta alcanzar la temperatura deseada y entonces aquí es cuando se detienen. Cuando la temperatura se aleja de la deseada, vuelve a entrar en funcionamiento una vez más a máxima potencia.

Las ventajas de la tecnología inverter son muchas. Por un lado favorecen una climatización más silenciosa, ideal sobre todo si tienes el aparato de aire acondicionado en tu habitación.  Y es que la máquina no se enciende y se apaga como en los no inverter. Además favorece el ahorro energético. Al disminuir la velocidad del comprensor cuando la temperatura se acerca a la deseada, el ahorro oscila entre el 20-25% e incluso más del 50% en algunos casos. Con el consecuente ahorro económico que esto supone.

Además los sistemas inverter proporcionan una temperatura más estable, sin cambios bruscos y apenas perceptibles ofreciendo una mejor sensación de confort para el usuario. También rinden mejor en cuando a nivel energético que los no inverter y favorece una mayor vida útil del equipo. Y es que, al no trabajar en régimen de on/off el compresor del aire acondicionado se resiente menos y se puede alargar así el período activo de funcionamiento del equipo.