sonda exterior para calefacciones

Algunas Instalaciones de calefacción cuentan con un dispositivo situado en el exterior de la vivienda que detecta la temperatura exterior.

Es cierto que la caldera trabajará según las órdenes del termostato que esté instalado en el interior del hogar, encendiendo o apagando según las necesidades que hayas indicado en el dispositivo, pero añadiendo a la instalación una sonda exterior optimizarás su rendimiento.

La caldera calentará el agua que envía a los radiadores en función  de la temperatura que nosotros solicitemos al termostato.

Esto se traducirá a los grados que hayamos indicado.

La sonda exterior, medirá la temperatura en la calle, anticipándose a las necesidades térmicas de la instalación, con lo que cuánto menos grados haya en la calle, más alta debe ser la temperatura del agua que circule por nuestra instalación.

La caldera aumentará los grados del agua a calentar, enviando una temperatura superior a nuestros radiadores y manteniendo así la temperatura interior de forma constante, proporcionando el máximo confort  y ahorrando en encendidos y apagados que consumen energía.

La sonda informará a la caldera de cualquier cambio térmico ocurrido en el exterior de la vivienda, con lo que nuestra caldera podrá adaptar su funcionamiento independientemente de si estamos en casa para programarla para ello.

Una vez más, un accesorio que, añadido a la instalación, perfeccionarán el bienestar que brinda una buena instalación de calefacción.