problemas con la caldera

¿Tienes problemas con la caldera?

Antes de llamar a un profesional, probaremos a ayudarte desde aquí, la mayoría de inconvenientes que puede causar la instalación de calefacción suelen ser comunes en todos los casos.

Los radiadores no se calientan por completo

Si al tocar el radiador, encuentras una zona que no emite calor puede ser debido a una acumulación de aire, que exista óxido en las tuberías o que la bomba no esté trabajando correctamente.

Purga tus radiadores, si aun así no has solucionado el problema prueba de ajustar las válvulas de cada uno de los radiadores, existe la posibilidad de que no estén recibiendo suficiente agua caliente.

Ni calor ni agua caliente = problemas con la caldera

En este caso, el radiador no se calienta y encima no sale agua caliente del grifo.

Antes de nada, comprueba el termostato. Si el termostato tiene algún impedimento para comunicarse con la caldera, ésta no recibirá órdenes y no actuará según tus necesidades. Mira las pilas del termostato o el cableado del mismo.

Bajo nivel de agua. A veces una mala instalación o un fallo en la caldera puede presentar una fuga de agua. Si la aguja del barómetro marca menos 1.5 no tendrás calefacción.

Abre la llave de llenado que encontrarás en la parte inferior de la caldera y observa como sube la aguja.

Si sigue sin actuar, puedes tener una pieza estropeada, un diafragma roto, boquillas o problemas con las válvulas. Si no tienes muy muy muy claro lo que vas a hacer, llama a un profesional, te solucionará el problema en un periodo muy breve de tiempo y por un importe mucho menor del que te imaginas.

La caldera se apaga

Si la caldera se apaga, vuelve al párrafo anterior. Los sistemas de seguridad de las calderas están preparados para detener el sistema en el momento en que encuentran algún incidente, así que, de nuevo, si hay un nivel de agua incorrecto aparecerá el apagado automático (normalmente simbolizado por un piloto de luz)

El Termostato no comunica. Cómo te hemos comentado antes, si el termostato no da órdenes, la caldera no las recibe. El dispositivo de control de la calefacción también se deteriora con el tiempo, puede haber llegado el momento de cambiar de termostato.

Cualquier pieza en mal estado hará que la caldera entre en modo seguro y se apague, así que si tienes un accesorio dañado, o una tubería congelada no va a funcionar.

La caldera funciona pero el piloto luminoso sigue encendido

Ten en cuenta que puede que creas que todo está bien, la calefacción funciona y el agua sale caliente, pero si el indicador luminoso de la caldera está encendido hay algo defectuoso.

Ruido:

Ya te explicamos qué pasa cuando los radiadores hacen ruido.

Pero ¿qué pasa cuando es la caldera la que hace ruido?

Si existe una acumulación de cal o aire, nuestra caldera hará un ruido parecido a agua hirviendo.

El ruido producido por aire en la caldera suele ser bastante escandaloso y asusta, sin embargo un purgado de todos los radiadores debería resolver el conflicto.

Una bomba deteriorada puede generar un sonido muy fuerte así como un vaso de expansión que necesite ser reemplazado, ten en cuenta que la caldera es un elemento importante no sólo para tu bienestar y el de tu familia, también para los que te rodean es importante que tengas tu sistema de calefacción en buen estado.

A pesar de que algunos de los fallos en tu calefacción pueden ser solventados por ti mismo es de suma importancia que mantengas el equipo revisado por un profesional y que cualquier muestra de mal funcionamiento sea comprobada.

Recuerda que por tan solo 8,29 euros al mes Urbangas te ofrece el servicio UrbanSat Expert de mantenimiento

urbansat