porque gotea mi caldera

Te levantas una mañana y te das cuenta de que el mueble que tienes debajo de la caldera está mojado.

Tu caldera pierde agua.

¿Porqué gotea y por dónde?

Cuando una caldera pierde agua lo hace por la válvula de seguridad.

La válvula de seguridad es una válvula de alivio de presión y son obligatorias en las instalaciones que contengan fluidos que puedan llegar a altas presiones.

Eliminan el agua cuando la presión puede llegar a ocasionar averías en la instalación.

Si la válvula de la caldera está soltando agua lo primero que te recomendamos es que compruebes el manómetro  de la misma.

La aguja debe marcar entre 1,5 y 5 kg/cm2 que es la presión en la que debe estar trabajando una caldera con un buen funcionamiento.

Si el manómetro indica más de lo recomendado deberás proceder a vaciarla para rebajar la presión.

La forma más rápida de comprobar si la presión baja con un ligero vaciado es purgar uno de los radiadores.

Aquí te contamos como hacerlo

Una vez realizado el proceso, realiza un pequeño seguimiento y asegúrate de que no vuelve a subir, puesto que, de ser así, alertaría de un problema más grave que deberías tratar de solventar lo antes posible llamando a un profesional.

Otro de los motivos por los que tu caldera podría estar perdiendo agua es que la llave de llenado estuviera mal cerrada o incluso rota.

La llave de llenado suele encontrarse en la parte inferior de la caldera. Comprueba que está bien cerrada y que no se encuentra deteriorada, en tal caso deberá ser substituida por un profesional.

Si ninguna de las dos opciones anteriores es el motivo de la fuga, cabe la posibilidad de que la avería provenga del vaso de expansión.

El vaso de expansión es un elemento situado en el interior de tu caldera que suele recordar de aspecto a una bombona.

Es el encargado de absorber el aumento de presión del agua en el interior del circuito.

 

Cuando el agua aumenta su temperatura, la presión y volumen de éste también lo hacen, así que el vaso de expansión es el elemento de seguridad que controla el volumen del agua al calentarse.

 

Una revisión realizada por un técnico te confirmará si ese es el motivo y realizará la reparación.

Así que, sean cuales sean tus sospechas respecto a la avería de tu caldera, realizar un mantenimiento de la caldera con cierta periodicidad te puede ahorrar estos problemas y sino, cuando esto sucede, contacta con un profesional que detectará el problema rápidamente y evitará que el problema pueda agravarse.