Hoy en día, los restaurantes son uno de los negocios que más cantidad de energía consume. Sobre todo, si los comparamos con otras empresas como puedan ser oficinas o despachos. Mientras que en una oficina únicamente necesitamos calentar el ambiente a través de la calefacción, en un restaurante es necesario ir un paso más adelante. Por eso es necesario el gas natural y cada vez lo es más.

Pensemos un momento en una oficina normal de cualquier distrito de negocios de la ciudad: La única necesidad energética que tiene en términos de calefacción y caldera es la de calentar la estancia con los radiadores para que los trabajadores puedan estar en ella de manera cómoda. El uso del agua caliente sanitaria por una oficina es muy despreciable, ya que únicamente sería para lavar las manos, y ni siquiera eso es necesario hacerlo con agua caliente. El gas natural es básico.
Sin embargo, las necesidades energéticas de un restaurante están muy por encima de las de un negocio normal. Por eso, es necesario que pensemos, como propietarios de restaurante, cómo abaratar los costes y conseguir un consumo de energía más eficiente. El gas natural, es nuestro aliado en este cometido.

El gas natural son todo ventajas

No solo es una de las energías más ecológicas, sino también que es una de las más baratas de todas. El gas natural no solamente sirve para hacer funcionar la calefacción, algo que todo restaurante necesita tener durante los meses de invierno, sino que también, tiene otros muchos usos.

Por ejemplo, en un restaurante, el agua caliente sanitaria es una necesidad vital… ¡Y una necesidad muchísimo mayor que en una casa! Pensemos simplemente en la de veces que tenemos que hervir el agua para cocinar, hacer baño maría, fregar los cacharros… Lo cierto es que el gas natural se hace necesario en cualquier cocina de restaurante, puesto que es una opción mucho más barata que la de emplear sistemas de calefacción eléctricos, que aunque igual de ecológicos, suelen ser mucho más caros.

Por último, otro uso de la energía proveniente del gas natural que hace un restaurante y que no hacen otros negocios, son los propios fogones. Los mejores chefs saben perfectamente que solo un horno de leña puede igualar en calidad al toque que le da a las comidas los fogones de gas. Ningún sistema de vitrocerámica o de inducción igual a en calidad culinaria a lo que nos aporta una cocina de gas; por lo que contar con esta fuente de calor puede suponer también una diferencia en los platos que prepare nuestro establecimiento hostelero.

Por eso, si eres dueño dueña de un restaurante, no lo dudes más y opta por la energía a base de gas natural. No solo es más limpia y barata, sino que te valdrá para cubrir todas las necesidades que tienes en tu restaurante. Día a día estará contigo y no te dejará nunca tirado.

Otro uso que se le puede dar al gas natural a la hora de gestionar un bar, es el de poder usarlo como fuente de combustible para las estufas exteriores. Las estufas exteriores son una de las mejores formas que existen de sacarle todo el partido a la terraza durante los meses de invierno y una manera muy sabia de incrementar las ventas de tu negocio.

Piensa que el uso del gas natural y la instalación de una caldera de esta tecnología, serán una inversión de futuro para tu local que no puedes dejar escapar. ¡Hazte ya con él!

Comments are closed.

Hoy en día, los restaurantes son uno de los negocios que más cantidad de energía consume. Sobre todo, si los comparamos con otras empresas como puedan ser oficinas o despachos. Mientras que en una oficina únicamente necesitamos calentar el ambiente a través de la calefacción, en un restaurante es necesario ir un paso más adelante. Por eso es necesario el gas natural y cada vez lo es más.

Pensemos un momento en una oficina normal de cualquier distrito de negocios de la ciudad: La única necesidad energética que tiene en términos de calefacción y caldera es la de calentar la estancia con los radiadores para que los trabajadores puedan estar en ella de manera cómoda. El uso del agua caliente sanitaria por una oficina es muy despreciable, ya que únicamente sería para lavar las manos, y ni siquiera eso es necesario hacerlo con agua caliente. El gas natural es básico.
Sin embargo, las necesidades energéticas de un restaurante están muy por encima de las de un negocio normal. Por eso, es necesario que pensemos, como propietarios de restaurante, cómo abaratar los costes y conseguir un consumo de energía más eficiente. El gas natural, es nuestro aliado en este cometido.

El gas natural son todo ventajas

No solo es una de las energías más ecológicas, sino también que es una de las más baratas de todas. El gas natural no solamente sirve para hacer funcionar la calefacción, algo que todo restaurante necesita tener durante los meses de invierno, sino que también, tiene otros muchos usos.

Por ejemplo, en un restaurante, el agua caliente sanitaria es una necesidad vital… ¡Y una necesidad muchísimo mayor que en una casa! Pensemos simplemente en la de veces que tenemos que hervir el agua para cocinar, hacer baño maría, fregar los cacharros… Lo cierto es que el gas natural se hace necesario en cualquier cocina de restaurante, puesto que es una opción mucho más barata que la de emplear sistemas de calefacción eléctricos, que aunque igual de ecológicos, suelen ser mucho más caros.

Por último, otro uso de la energía proveniente del gas natural que hace un restaurante y que no hacen otros negocios, son los propios fogones. Los mejores chefs saben perfectamente que solo un horno de leña puede igualar en calidad al toque que le da a las comidas los fogones de gas. Ningún sistema de vitrocerámica o de inducción igual a en calidad culinaria a lo que nos aporta una cocina de gas; por lo que contar con esta fuente de calor puede suponer también una diferencia en los platos que prepare nuestro establecimiento hostelero.

Por eso, si eres dueño dueña de un restaurante, no lo dudes más y opta por la energía a base de gas natural. No solo es más limpia y barata, sino que te valdrá para cubrir todas las necesidades que tienes en tu restaurante. Día a día estará contigo y no te dejará nunca tirado.

Otro uso que se le puede dar al gas natural a la hora de gestionar un bar, es el de poder usarlo como fuente de combustible para las estufas exteriores. Las estufas exteriores son una de las mejores formas que existen de sacarle todo el partido a la terraza durante los meses de invierno y una manera muy sabia de incrementar las ventas de tu negocio.

Piensa que el uso del gas natural y la instalación de una caldera de esta tecnología, serán una inversión de futuro para tu local que no puedes dejar escapar. ¡Hazte ya con él!

Comments are closed.