El aire acondicionado es uno de los electrodomésticos fundamentales en el verano que podemos disfrutar en casa u oficinas y está compuesto por diferentes partes y componentes que son vitales para que su capacidad de climatización sea óptima, por lo que, si alguna de ellas presenta averías, su funcionamiento se verá realmente comprometido.

Las partes que componen un aire acondicionado pueden variar dependiendo del modelo y su capacidad de enfriamiento, pero, por lo general incluyen piezas que se agrupan en la unidad interior o en la unidad exterior, entre ellas el evaporador, el condensador, gases refrigerantes y termostato. El aire acondicionado también incluye la válvula de expansión, el compresor y más recientemente el mando para poder manipularlo de forma remota.

Cada una de las partes que componen el aire acondicionado son vitales para su funcionamiento, por lo que realizar un mantenimiento periódico de ellas garantizará su buen desempeño, así como hará que la calidad del aire expulsado sea mejor para su consumo doméstico y por ende no representará ningún riesgo de salud. Al conocer las partes más importantes de un aire acondicionado será mucho más sencillo poder repararlas.

Partes externas del aire acondicionado

La unidad exterior del aire acondicionado incluye el compresor, encargado de generar una fuerza determinada cuando comprime el gas que llega del evaporador en estado gaseoso. Gracias a esa presión, la temperatura del gas aumenta para volver a su estado líquido, ahora caliente. Sin duda, el compresor es la pieza más importen del circuito y la que mayor cantidad de energía consume. La avería más común que puede desempeñar esta pieza es cuando el sensor de temperatura no envía una señal lo suficientemente fuerte para regular la climatización.

En la unidad exterior también se encuentra el condensador que funciona con el gas refrigerante que recibirá el exceso de temperatura, para luego darle circulación con una temperatura menor a la del espacio refrigerado.  Es importante resaltar que los gases refrigerantes contienen hidrofloruros que pueden ser dañinos para la atmósfera. La principal avería que puede ocurrir en esta parte del aparato, es que exista una fuga de gas y que por ende no tenga capacidad de enfriar.

Componentes de la unidad interior del aire acondicionado

En la unidad interior del aire acondicionado se encuentra el evaporador, el cual permitirá extraer del aire caliente, el cual pasará ese calor al gas refrigerante. Dentro de esta unidad se encuentra un ventilador que distribuye el flujo de aire refrigerado al espacio donde esté la salida de aire. Para regular la temperatura, en esta parte de la unidad se disponen sensores de temperatura que están directamente conectados al termostato. También se ubica la válvula de expansión que permite liberar la presión al gas refrigerante, cuando pasa de líquido a gaseoso.

Una de las piezas fundamentales de la unidad interior es el termostato, una pieza encargada de regular el funcionamiento del equipo, con la habilidad de apagarlo cuando llega a una temperatura específica. Este componente electrónico es realmente importante para medir la eficiencia del aire acondicionado, ya que garantiza la operatividad del mismo solo cuando sea necesario regular la climatización, es decir, su desempeño estará determinado por las necesidades del espacio.

La gran ventaja de piezas como el termostato es que permite planificar y regular el uso del aire acondicionado, permitiendo programar horarios, ajustar la temperatura para que el uso energético no sea de alto consumo, permite, además, adaptarse a las regulaciones por zonas. Con un uso correcto, gracias al termostato se pueden obtener un ahorro de consumo de incluso el 30%, lo cual se traduce en una factura final del servicio más baja. Sin duda todos los componentes del aire acondicionado cumplen una función insustituible.