Temperatura en oficinas

– ¡Subo la calefacción!

– ¡No!, que hace calor.

– Me tenéis medio muerta de frío.

¿Os suena?  Es una conversación de oficina.

La lucha entre empleados en la búsqueda de la temperatura perfecta.

Hoy es el día Internacional de la salud y la seguridad en el trabajo.

Aunque no todos lo saben, existe un Real Decreto que establece las mínimas de salud y seguridad  en el lugar de trabajo en lo que a temperatura ambiente se refiere.

¿Cuál es la temperatura adecuada para trabajar?

En un lugar donde se realiza una actividad sedentaria como podría ser tu oficina, la temperatura debe oscilar entre los 17º y los 27º.

En invierno, teniendo en cuenta que por norma, vestimos con ropa de abrigo la temperatura recomendada es de entre 17º y 24º y en verano de 23º a 27º.

En todo caso, bajo ningún concepto deberíamos modificar la temperatura ambiente de manera excesiva.

¿Sabes qué es el estrés térmico?

Si la temperatura exterior es inferior a 10º o superior a 27º corremos mel riesgo de sufrir estrés térmico.

Nuestro organismo realiza grandes esfuerzos por mantener la temperatura interna y puede llegar a ocasionar mareos, desvanecimientos y trastornos caríacos.

Claro que estamos hablando de casos extremos, pero los cambios drásticos de temperatura producen molestias en nuestro cuerpo llegando a resfriados e incomodidades que afectan la productividad de lso empleados, reduciendo la calidad de la enseñanza en las aulas y el aumento del absentismo laboral.

Por ese motivo, el artículo 15 de la prevención de Riesgos Laborales combate el problema desde su origen obligando al centro de trabajo a instalar un sistema de calefacción adecuado.

¿Buscas una instalación adecuada a tu centro de trabajo?

Ponte en contacto con nosotros y un asesor te informará para tu mejor elección