Vamos a analizar de forma más o menos exhaustiva dónde y cómo instalar una caldera de condensación, teniendo en cuenta que desde 2015 con el fin de reducir las emisiones de CO2 en el medio ambiente ya no se pueden instalar las calderas antiguas de evacuación.

 

Instalación interior

 

Instalación de calderas de condensación

Las ventajas de una caldera de condensación frente a una caldera convencional nos demuestran que la condensación es nuestra mejor opción porque supone un ahorro en la factura del gas, una máxima eficiencia energética, es respetuosa con el medio ambiente, ofrece un alto nivel de confort y cumple con las nuevas normativas Europeas.

Aprovecha el calor residual obtenido del vapor de agua que produce parte de los gases de combustión por lo que es la más eficiente. El aprovechamiento de ese calor, se traduce, en una reducción de emisión de gases.

Nuestro consumo de calefacción y agua caliente en un acto mucho más respetuoso con el medio ambiente, y el rendimiento extra de la explotación del calor que antes se perdía en forma de vapor aporta un  ahorro de hasta un 30% en la factura del gas.

 

Calderas de condensación en interior

De acuerdo a lo establecido en el Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) y sus Instrucciones Técnicas, el montaje y mantenimiento de este tipo de instalaciones sólo puede ser realizado por aquellos profesionales habilitados.

Estos son los que dispongan de un carné profesional de instalaciones térmicas en edificios, emitido por el órgano competente de la Comunidad Autónoma, aunque tendrá validez en toda España. No obstante, estar en posesión del carné profesional no es suficiente, además debe de pertenecer a una empresa legalmente establecida. 

Las calderas de la calefacción de gas suelen instalarse en las cocinas o en los tendederos, si se trata de pisos, mientras que en viviendas unifamiliares lo habitual es instalarlas en armarios exteriores, para ganar espacio en la cocina y también por seguridad.

Las calderas de condensación cuentan con uno o varios tubos que salen al exterior y sirven para expulsar los gases de la combustión y también para introducir aire del exterior para permitir la combustión, por eso no necesitan tomar aire de dicho local.

Debido a esto, estas calderas ofrecen un alto nivel de seguridad en lo que respecta a la posibilidad de que se produzcan fugas de gases nocivos, por lo que, para estos aparatos, no es obligatorio contar con rejillas de ventilación. 

Al instalar caldera de éste tipo, se dispone de una mayor vida útil del aparato, que también es un aspecto positivo a contemplar en los presupuestos familiares, cuando hay que efectuar cambios de éste tipo.

 

Instalación Exterior

 

Instalar una caldera de condensación en el exterior

El Real Decreto de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) fue modificado en abril del 2013 con una serie de nuevos requisitos para la instalación de calderas de gas en bloques de pisos y viviendas unifamiliares.

Esta modificación endureció de manera significativa los requisitos que debe cumplir una caldera para poder ser instalada en cada tipo de vivienda. En función de si lo que vas a hacer es una sustitución o una obra nueva, esta normativa variará.

En viviendas unifamiliares aisladas (no adosadas) se pueden instalar calderas de gas de condensación. La salida de humos puede hacerse en una pared de la fachada siempre que exista una distancia mínima de 3m con cualquier vecino.

Si vives en una casa aislada no tienes problemas para instalar cualquier modelo de caldera de gas, siempre que no sea de combustión atmosférica (actualmente ya en desuso).

En una casa adosada o bloque de pisos la normativa se complica ya que la caldera de gas a condensación puede instalarse en la fachada o en el tejado del bloque de pisos sin problema pero, siempre hay que pedir permiso a la comunidad de vecinos.

En cualquier caso, la instalación del gas en casas u oficinas es un proceso que requiere de mucho cuidado pues implica conocimiento y experiencia por parte de aquella persona que se encargará de realizarlo.

Así que, el requisito principal: contactar a una empresa de confianza que te envíe un instalador de gas, realice una evaluación y te asesore. De tu parte queda exigirle al profesional que cumpla con la normativa vigente de seguridad, consumo y ecología.

En caso de ser una casa adosada o de bloque de piso, se deben establecer otras medidas de instalación. En caso tal que, la vivienda conectara a un patio interior, las medidas deben corresponder como mínimo de 4×4 metros, y contar con una salida de humos que vaya al tejado, para poder contar con la autorización de la instalación de la caldera.

 

Instalar una caldera de condensación en balcón 

Uno de los dilemas más grandes que nos encontramos en las cocinas, sobre todo en las grandes ciudades, es de donde sacar espacio para meter todos los electrodomésticos y aparatos. De aquí surge una pregunta relacionada con nuestro sector: ¿se puede instalar una caldera de condensación en el exterior? 

Estamos hablando de una instalación muy reclamada por clientes: pasar la caldera de dentro de la vivienda al exterior (en la mayoría de los casos, de la cocina a la terraza de esta). Las calderas de condensación cuentan con una cámara de combustión estanca, por lo que no se ven afectadas por las temperaturas extremas. 

Pero no es el único componente que debemos tener en cuenta. También debemos ver si el material externo es resistente al sol, la lluvia, el frío y el calor. Por ejemplo, la caldera ideal está protegida por una chapa de acero, en previsión de ello.

Eso sí, es importante tener en cuenta que, si bien, aguantan la temperatura, es conveniente protegerlas de las lluvias. Por ello, se recomienda instalar un armario cubre-calderas para proteger al aparato (normalmente, son de resina o aluminio).No habría problema en instalarlas en el exterior, cubriéndolas adecuadamente.

La instalación y mantenimiento la debe realizar un técnico cualificado, ya que no es lo mismo hacerlo en interior que en exterior. Esto es importante porque el propio aparato se puede resentir si el montaje no se hace correctamente.

 

Instalar una caldera de condensación en terraza

En la terraza nos sirven las mismas apreciaciones que hemos realizado anteriormente, respecto del especial cuidado y de la protección exterior, si bien en el caso de que la terraza tenga cerramiento no sería necesario.

Cuando se trata de hacer un cambio de calderas, en una instalación existente, hay que contar con las siguientes limitaciones: La instalación de calderas de condensación se puede realizar en edificios de viviendas con una salida de humos directamente a un patio interior o incluso a la fachada, pero hay que disponer de una instalación para el desagüe.

 

Dónde no se puede poner una caldera de condensación

Para realizar la instalación de una caldera en una vivienda, hay que cumplir los requisitos establecidos en el Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios, y sus posteriores modificaciones para adaptarse a la normativa europea de eficiencia energética.

En la instalación de calderas de gas hay que incluir dos tubos, de los cuales uno es de extracción de humos, y otro para entrada de aire limpio al interior de la caldera, por lo que no podrán ser instaladas en lugares donde no haya posibilidad de dicha instalación de los tubos. 

Para instalar una caldera de condensación es necesaria una toma de desagüe cerca, ya que el agua deberá ser evacuada de manera constante. También debemos saber que las calderas de condensación emiten unos gases a temperaturas relativamente bajas produciendo vapor de agua. 

 

Como consecuencia, toda caldera de condensación necesita de una salida de humos para garantizar que los gases que producen puedan evacuarse. Por lo tanto, cuando hablamos de la salida de humos de la caldera de condensación hacemos referencia a la parte de la instalación destinada a expulsar al exterior los gases producidos por la caldera.En este sentido, hay que destacar que la normativa permite la salida de humos directamente a la fachada o a un patio de ventilación interior. De modo que, al hacer la instalación de la caldera, deberemos tener en cuenta dónde ubicar el terminal de salida de humos para que sea adecuado y no resulte molesto.