Horno de gas

Estamos acostumbrados a oír hablar de los electrodomésticos eficientes -que podemos distinguir fácilmente  con un tipo de etiquetado que va de la letra A a la letra G-. Es muy importante tener esto en cuenta ya no solo cara a ahorrar energía, sino también una importante cantidad de euros al cabo de los años. Sin embargo muchas veces nos olvidamos de un electrodoméstico que siendo de gas nos puede ayudar sobremanera en la economía de nuestro hogar, el horno de gas.

Utilizar el horno a la hora de cocinar puede que no sea una tarea diaria pero qué duda cabe que al preparar las diferentes recetas, éstas no solo se cocinarán de una forma más completa sino que además ayudaremos a potenciar más el sabor de los diferentes alimentos a la par que los hornos de gas son una estupenda opción si queremos preparar platos sanos y saludables.  El horno puede llegar a ser un electrodoméstico de mucho gasto si no optamos por soluciones inteligentes como son los hornos de gas que funcionan, cómo no, gracias a las ventajas que tiene el usar gas natural.

Ventajas de cocinar con horno de gas natural

El horno de gas convierte la energía química del gas natural en calor cara a aumentar la temperatura de los materiales que se encuentran en su interior. Está formado por diferentes elementos como son la cámara de combustión, la cámara de calentamiento, el revestimiento aislante y los tubos de escape de los gases de combustión. La primera de las cámaras es donde encontramos los quemadores de gas y donde se generan los gases de combustión. Mientras que la segunda es donde se colocan los alimentos a cocinar. El revestimiento aislante está formado por el material que recubre el horno de gas natural y que se encarga de reducir al máximo las pérdidas energéticas con el ambiente. Y por último los tubos de escape de gases de combustión, evacuan los productos de combustión al exterior.

Los hornos que funcionan gracias a gas natural son en realidad algo más costosos que el resto de hornos sin embargo es un coste amortizable en poco tiempo. El gas natural te ayuda en tu consumo de energía, ayudándote a ahorrar cada mes en tu partida económica destinada a este efecto sin embargo en poco tiempo podrás ver como los hornos de gas natural consumen mucho menos que un horno eléctrico por ejemplo con lo que tu factura anual bajará considerablemente.

Otra de las ventajas que tiene usar horno de gas natural frente a otras soluciones energéticas en tu cocina es la más rápida y mejor cocción de los alimentos, pudiendo disfrutar de platos más ricos en menos tiempo y conservando mejor las propiedades de los diferentes alimentos que lo componen.  También se distribuye mejor el calor por todo el horno, evitando así que partes del plato queden con más y menos temperatura. Y es que el calor más húmedo que se produce en un horno a gas puede ser beneficioso incluso durante la cocción, evitando que diferentes alimentos como panes se queden demasiado secos y duros.