Muchas personas piensan que el gasto de un aire acondicionado es muy grande pero ¿Es esto real? En este artículo te contamos el gasto real que implica el uso de un aire acondicionado optimizando el consumo energético y económico. 

El consumo que conlleva la utilización de un aire acondicionado dependerá de varios factores, entre ellos de la etiqueta energética, de si lleva incorporado el sistema Inverter y del tipo de aire acondicionado escogido tal como te indicamos a continuación. El gasto real del aire acondicionado dependerá tanto del uso que hagamos del mismo como de ciertos elementos que debemos tener en cuenta antes de su adquisición.

Desde Urban Gas queremos contarte algunos de los principales aspectos que influyen en el gasto real del aire acondicionado, teniendo presente que el gasto energético dependerá del aparato que se escoja, de su uso, del número de horas que se mantenga encendido y de otros aspectos como los metros cuadrados de las estancias a enfriar entre otras cuestiones.

Aspectos que influyen en el gasto real del aire acondicionado

  1. Tipo de etiqueta energética

La etiqueta energética del aparato de aire acondicionado escogido indicará la clasificación energética del mismo o su potencia refrigerante que vendrá indicada en frigorías. Se puede ahorrar mucho eligiendo el aparato de aire acondicionado en función de los metros cuadrados de la estancia donde se vaya a instalar. Conviene consultar con los profesionales del sector para hacer la mejor elección.

  1. Sistema Inverter

El sistema Inverter sirve para reducir los picos de consumo, sobre todo en el momento en que arrancamos el aire acondicionado. Gracias a este sistema se propicia un gasto constante y disminuye el consumo en el modo “stand-by” y en “off” o apagado. Resulta conveniente preguntar si el aparato de aire acondicionado que vamos a comprar tiene este sistema o no antes de su adquisición, aunque la mayoría de ellos lo incorporan.

  1. Conocer los tipos de aire acondicionado

En el mercado actual existen diferentes tipos de aire acondicionado, entre los que destacan los aires acondicionados portátiles, los inverter, los multisplit o los de conducto. El consumo energético dependerá mucho del tipo de aire acondicionado pero por lo general, los aires acondicionados de conducto tienen un consumo menor a nivel energético que revierte en la reducción de las facturas.

  1. Consumo con un control adecuado de la temperatura

Poner el aire acondicionado al máximo no es lo más eficiente. Lo adecuado es mantener una temperatura ambiente que no varíe más de 12ºC con respecto a la temperatura exterior. En verano se recomienda poner una temperatura de aire acondicionado entre 24ºC y 26ºC según el porcentaje de humedad (que se suele indicar en los dispositivos). Si se controla la temperatura de manera adecuada el consumo puede variar en un 8%.

  1. Apagar el aire acondicionado cuando no se esté utilizando

Muchas personas creen que es mejor dejar el aire acondicionado encendido siempre en la época estival, no obstante esto repercute en el gasto real. Es preferible dejar el aparato en stand-by o apagarlo cuando no se vaya a estar en la estancia siempre que sea por lapsos de tiempo no reducidos. En el caso de salir de la habitación o del lugar en que se encuentre el aparato por pocos minutos no merece la pena apagarlo.

Estos consejos para reducir el consumo utilizando el aire acondicionado harán que el gasto real disminuya, siendo esto un beneficio tanto a nivel económico para el usuario como para el Medioambiente. La excusa de no poner el aire acondicionado porque incrementa mucho el gasto de las facturas es muy debatible, pues tal como hemos visto depende mucho de factores que podemos controlar.