¿Buscando renovar el suelo de casa? ¿sabías que puedes aprovechar al máximo las ventajas del gas natural si optas por una solución tan cómoda como estética como es el suelo radiante? Te contamos cómo aunar ambos conceptos y conseguir el máximo confort en tu casa. No querrás salir de ella…

Es una de las actuales tendencias en decoración, y no solo por su bonito resultado final a modo de elegante parquet capaz de revalorizar por completo el valor de cualquier estancia.El suelo radiante es la mejor opción para aprovechar mejor la calefacción de cualquier piso. Sinónimo de confort y tranquilidad, ofrece una temperatura algo superior a nuestros pies y no solo nos ofrece una sensación más cómoda, sino que esta temperatura se irradia por todo nuestro organismo protegiendo nuestro sistema inmunológico y la temperatura corporal de nuestro organismo.

Si tienes gas natural y estás pensando en renovar tu casa, opta siempre por aunar las bondades que te ofrece este sistema con las ventajas del suelo radiante. Además no tendrás que disponer de los a veces antiestéticos aparatos  que además pueden estar ocupándote espacio en casa, el calor irá por debajo del suelo y el gas estará realizando una función tan invisible como útil y real. Además este calor se repartirá equitativamente por todos los rincones de la casa evitando así los efectos de convección del aire generados por otros sistemas. Pero quizás te preguntes, ¿cómo funciona este tipo de calefacción?

Cómo funciona la calefacción por suelo radiante

La explicación es muy sencilla. En realidad, el gas circula por una serie de seguros tubos de polietileno reticulado que se instala debajo del pavimento.  Y también de una capa de mortero autonivelante. Es por aquí por donde circula el agua caliente a temperaturas mayores a los 30 º C.

Con esta calefacción por gas natural sentimos un mayor confort ya que nuestros pies estarán algo más calientes que nuestra cabeza evitando a la par la aparición más fácil de constipados y gripes por culpa, en ocasiones, del frío que podemos tener en nuestra propia casa.

Ventajas del suelo radiante

Con la calefacción por suelo radiante se puede llegar incluso a ahorrar hasta un 20% respecto a un sistema de calefacción convencional. También evita la sequedad, la baja humedad, la aparición de ácaros ni mueve el polvo presente en la atmósfera. Además también se puede usar en verano para lograr climatizar cualquier espacio.

Otra de las ventajas de la calefacción por suelo radiante es que no ocupa espacio, estéticamente es muy discreto y es útil también para instalarse en edificios enteros. Es una manera de respetar aún más el medio ambiente y se puede utilizar en diferentes sistemas de calentamiento como calderas, energía solar…