Muchas veces tendemos a quejarnos del alto coste que pagamos por pasar una noche en una habitación de hotel. Sin embargo, no todo el mundo conoce la gran cantidad de gastos que tienen este tipo de establecimientos. Por ello, hoy veremos algunos consejos para ahorrar calefacción en un hotel.

 

En el ámbito de los hoteles podemos llevar a cabo una gran cantidad de acciones que nos ayuden a tener un gran ahorro energético. Y uno de los sectores donde se puede ahorrar mayor energía es en la calefacción. Para ello sólo se deben seguir algunos sencillos consejos, alguno de los cuales detallaremos a continuación.

 

¿Cómo podemos ahorrar calefacción en un hotel?

 

Son muchas las formas que existen para poder ahorrar energía y calefacción en lugares con gran afluencia de personas como los hoteles. Algunas de estas formas de ahorro de energía dependerán de los clientes mientras que otras dependerán la gestión del propio hotel.

 

Por ejemplo, si un hotel quiere ahorrar calefacción una de las cosas que puede hacer es revisar el aislamiento térmico. De esta forma, se deben revisar cada cierto tiempo las ventanas, puertas y respiraderos para que el calor no salga de la estancia y así necesitar menos calor artificial.

 

En este sentido, se puede instalar doble cristal en todas las ventanas del hotel así como aislamiento en cubiertas y suelos o paredes huecas que ayuden a mantener este aislamiento térmico que mantendrá el calor durante más tiempo.

 

Otra de las formas en los que un hotel puedo ahorrar en calefacción es realizar un mantenimiento de control exhaustivo de las calderas. Esto es necesario ya que cuando una caldera está estropeada o funciona de forma incorrecta producirá un mayor gasto de energía. Por ello precisamente es necesario mantenerlas en las mejores condiciones.

 

En este sentido, es necesario contar siempre con los mejores calderas que nos aportan seguridad, ahorro energético y buen funcionamiento en todo momento para garantizar este ahorro de calefacción.

 

En el caso de que la calefacción del hotel funciona a través de radiadores, será necesario sacar el aire de los mismos al menos una vez al año para eliminar las burbujas impurezas que pueden impedir el caso del calor produciendo un mayor gasto de energía.

 

¿Qué pueden hacer los clientes para ahorrar calefacción en el hotel?

 

Ahora que hemos visto algunas de las formas con las que los gestores de hoteles pueden ahorrar en calefacción, pasaremos a ver qué es lo que pueden hacer los clientes en este sentido.

 

Uno de los primeros consejos es no encender la calefacción cuándo no haya nadie en la habitación. Calentar una habitación vacía puede suponer un gran aumento y derroche del consumo energético de forma innecesaria.

 

En este sentido, lo mejor que pueden hacer los clientes es programar el encendido de la calefacción a la hora en la que tengan previsto llegar a la habitación del hotel. De esta forma, la estancia se mantendrá caliente hasta que lleguemos a la habitación sin que ello suponga un gran aumento del gasto energético.

 

La temperatura a la que se ponga la calefacción también es importante para ahorrar en gastos energético en un hotel. Por ello, no debemos poner el aire caliente a una temperatura demasiado alta ni demasiado baja para mantener el termostato en un nivel óptimo que nos permita estar cómodos ahorrando hasta un 13% del consumo de energía.

 

Por otra parte, otro consejo para ahorrar energía de calefacción en un hotel es apagarla durante la noche. De esta forma, podremos dormir cómodamente y mantener nuestro calor corporal y la temperatura de la estancia en todo momento.