Cómo usar el aire acondicionado con bebés

Es la preocupación de muchas mamás y muchos papás primerizos, ¿es perjudicial enchufar el aire acondicionado en casa si tenemos en ella un bebé?¿Cómo usar el aire acondicionado con bebés? Disponer de aire acondicionado en casa nunca va a ser un error pero hay que saber cómo utilizarlo de una manera inteligente y sobre todo si tenemos una criatura pequeña en casa.

El mercurio no deja de crecer, la primavera ya ha hecho acto de presencia en toda su intensidad y en unas semanas el verano llamará a la puerta dispuesto a darnos guerra. Es normal que optes por instalar aire acondicionado y que tanto tú como todos los miembros de tu hogar tengáis durante los meses más cálidos del año una mejor calidad de vida pero, ¿es bueno para el bebé de la casa que enchufemos el aire acondicionado?

Date cuenta de una cosa, tu pequeño o pequeña tiene debido a su corta edad una salud muy frágil y es normal que incluso en verano coja algún que otro resfriado. No pasa nada por tener aire acondicionado en casa si tienes un bebé y enchufarlo, los demás también queréis una ligera brisa que os sofoque de los calores del verano. Solamente debes tener en mente esta serie de consejos para que tu bebé no sufra las variaciones climatológicas de disfrutar de aire acondicionado en casa y más tarde salir a la calle a pasear con el previsible calor de esta época del año.

Cómo usar el aire acondicionado con bebés

Se acabaron esos momentos en el salón de casa donde tienes al máximo el aire acondicionado, aparte de que esto no es recomendable para nadie, ahora tienes que mirar por la salud de tu bebé. Su relación con el aire acondicionado debe cambiar tus hábitos en cuanto a su uso.

Por ejemplo, mantén siempre una temperatura ambiente que nunca baje de 20 grados, esa “ligera brisa” de aire fresco de la que hablábamos antes. La diferencia entre la temperatura de casa y la exterior nunca debe superar los 10 grados, evitando así cambios bruscos y nada buenos para el pequeño.

Obviamente, evita a toda costa colocar su silla, estar jugando con él o situar su parque infantil móvil dirigido directo al bebé. También puedes optar por enfriar la habitación antes de que éste se vaya a dormir, para que esté más a gusto y duerma bien y evitar dejar el aire puesto en su cuarto por la noche.

Una cosa tienes que tener en cuenta y es que al aire acondicionado aunque, obviamente, no es perjudicial sí que reseca las mucosas y elimina la humedad ambiente así que disponer de un humidificador no vendría nada mal.  También ventila cada día su cuarto, limpia una vez por semana los filtros del aire para eliminar los microorganismos que podrían poner en jaque la salud del bebé y cuando salgáis por ahí, lleva siempre una ligera mantita aunque sea verano. Hay locales o el propio transporte público que en ocasiones disponen de temperaturas demasiado bajas.