El aire acondicionado en la oficina es sin duda una herramienta que proporcionará mayor confort y comodidad para todo el equipo de trabajo, sin embargo, es sumamente necesario evaluar aspectos como la ubicación correcta del equipo y la temperatura ideal, que no afecte el desempeño de las personas. Esto se puede lograr evaluando la cantidad de personas y las proporciones del espacio entre otros aspectos.

Cuando se trata de las condiciones de trabajo, el aire acondicionado en la oficina puede ser la solución adecuada para la climatización, que en temporadas como el verano, suele ser sumamente necesaria, a diferencia de otras épocas del año. Para que el aire acondicionado en la oficina pueda brindar los mejores beneficios, es necesario considerar las necesidades de todo el equipo de trabajo, así como el desempeño de todos en un ambiente mucho más cómodo.

Para obtener mejores resultados en cuanto al desempeño del aire acondicionado en la oficina, el primer aspecto a evaluar es la potencia del equipo en función a las proporciones del espacio, de esta manera se podrá escoger el equipo adecuado ideal para una oficina en específico. Este aspecto es fundamental, ya que, por ejemplo, si se escoge un aire acondicionado pequeño, para un espacio muy amplio, el equipo hará un sobreesfuerzo por funcionar y podría terminar dañándose.

De igual forma se deben evaluar aspectos como la circulación correcta del aire que pueda salir, independientemente del grado de frío o calor, emitido por el aire acondicionado en la oficina. Si la circulación del aire se concentrará en un solo punto y no habrá una circulación adecuada, es probable que se originen episodios de humedad, filtración y finalmente se comprometa el desempeño de este electrodoméstico.

Dónde ubicar el aire acondicionado en la oficina

Este puede ser el punto de partida una vez se haya adquirido el equipo según las proporciones del espacio. La decisión más acertada, será ubicar el aire acondicionado en un punto medio y alto del local, esto debido a que, si se trata de largas jornadas de trabajo, lo ideal es que el aire se pueda difundir de forma uniforme, ya que cuando se ubica de un lado lateral, el frío o calor, se termina concentrando en una sola parte de la oficina.

Lo ideal es que el aire acondicionado en la oficina esté alejado de puertas o ventanas con alta rotación de personas y que puedan representar una fuga de aire a corto o mediano plazo. La altura correcta será muy cerca del nivel del techo, ya que cuando se ubicada a la altura de una persona, de pie o sentada, el aire podrá chocar directamente con la cara del trabajador, generando incomodidad e incluso algún tipo de afección respiratoria.

Temperatura adecuada del aire acondicionado en la oficina

Escoger la temperatura adecuada para el equipo de aire acondicionado en la oficina, tendrá como punto de partida la selección de un equipo con la suficiente potencia para poder climatizar el espacio según su proporción. Seguidamente se deberá tomar como referencia las condiciones climáticas en el exterior, ya que la recomendación más saludable es que la diferencia de temperatura no sea mayor a los 12 grados.

Es necesario recordar dos aspectos fundamentales en cuanto a la operatividad del aire acondicionado en la oficina, el primero de ellos es que entre menor grado de temperatura, mayor será el consumo energético y por ende la factura final será más alta. Otro aspecto fundamental es considerar que no todas las personas requieren el mismo grado de climatización, por ende, para no generar un ambiente de trabajo incómodo, lo ideal será llegar a un consenso donde se escoja la temperatura ideal para los espacios, en una relación ganar-ganar para todos.