8 aspectos sobre aire acondicionado centralizado que debes conocer

La cuenta atrás para el verano ya ha empezado. La primavera acaba de llamar a nuestra puerta y se prevé, como es lo normal en esta época del año, que poco a poco el mercurio vaya subiendo. ¿Aún no te has instalado en casa o en la oficina el aire acondicionado? Te aconsejamos uno en concreto, el aire acondicionado centralizado. Te contamos porqué.

El aire acondicionado centralizado es uno de los sistemas de refrigeración más demandados a la hora de instalar un aire acondicionado, y da igual si éste es en casa o en la oficina. La diferencia con los autónomos es que con solo un dispositivo o aparato podemos tener la casa completa refrigerada. E incluso varias plantas o un edificio entero. Pero hay mucho más, conócelo en estos diez puntos.

Instalación. El aire acondicionado centralizado consta de dos unidades. Una en el exterior y otra en el interior, siendo el baño la parte más utilizada para ello ya que lo que se quiere en todo momento es molestar lo menos posible. Eso sí es necesario que hay un falso techo ya que es necesario instalar una serie de conductos que van a recorrer toda la casa donde repartir el aire fresco.

Rejillas. Para que este aire salga a las habitaciones, es necesario instalar una rejilla. Y además otra segunda donde el aire volverá a la unidad exterior. Quédate tranquilo en los aires acondicionados centralizados los dos tipos de aires nunca entran en contacto.

Sistema airzone. Es recomendable usar este u otro sistema parecido cara a motorizar las rejillas y controlarlas con un termoestato en cada habitación. Con ello, podemos refrigerar una habitación u otra, o que cada persona de la casa elija los grados para su habitación.

Elegir encendido o apagado. Además este tipo de aire permite que una persona puede elegir apagar el aire en su habitación mientras en el resto de la casa sí que funciona. Lo que se busca es la autonomía plena y por zonas diferenciadas.

Ahorro energético. Otra de las cosas que debes saber es que al contrario que otros tipos de refrigeración, el aire acondicionado centralizado promueve un importante ahorro energético y por ende ahorro económico en la factura de la luz.

Mejorar estética. Sin duda es la opción más elegante si lo que quieres es tener un aire acondicionado que no se note, discreto, minimalista… atrás han quedado los enormes aparatos o los antiestéticos ventiladores.

Uniformidad en el hogar. Con este aire se consigue una mayor uniformidad en lo que a disposición del aire fresco se refiere. Éste se reparte de forma más equitativa por toda la casa evitando la disparidad de zonas con muy bajas temperaturas y otras zonas donde al aire casi ni se nota.

Más silencio. Y cómo no, no notarás en absoluto nada de ruido al enchufar tu aire acondicionado centralizado ya que la unidad interior se sitúa en un falso techo y en el baño normalmente.