Cuando el clima exterior es extremadamente frío tu sistema de climatización te ayuda a que los meses de invierno sean mucho más llevaderos. Pero esa comodidad tiene un coste, y si abusas puedes sufrir un shock en forma de factura elevada al final del invierno que podría desbaratar tus cuentas, ¿cómo reducir costes en casa sin dejar de estar calentitos?

 

Mantener los costes de calefacción de tu hogar al mínimo no tiene por qué ser complicado. Algunas de las estrategias de ahorro de energía más efectivas son simples tareas domésticas y buenos hábitos. A continuación, hemos recopilado algunos de las más eficientes para reducir costes sin tener porque pasar frío. ¡Pruébalos y comprueba el gasto en energía de este año con el del año pasado! Nos darás la razón…

 

Baja el termostato

Es, sin duda, la forma más sencilla de reducir directamente los costes de calefacción de tu hogar. Según diferentes estudios, puedes ahorrar alrededor del 10% cada año bajando tu termostato de 3 a 5 grados ocho horas al día. Si haces esto mientras duermes o te ausentas por trabajo, obtendrás un ahorro sin comprometer  por ello tu comodidad. Y es que cada grado cuenta.

 

Sé inteligente

La tecnología puede ser tu gran aliada. Opta por un termostato programable, o incluso mejor, un termostato inteligente. Los termostatos inteligentes son parte de la llamada “Internet de las cosas”,  y pueden controlarse desde cualquier lugar con una aplicación en tu teléfono y, además, muy fácil de usar. Personaliza un programa de calefacción alrededor de tu rutina para comenzar a ahorrar energía sin estar atado a tu termostato.

 

Obtén tu chequeo anual

Tus aparatos de calefacción deben prepararse antes de cualquier temporada de frío, así que programa su puesta a punto un mes antes del invierno. Una puesta a punto completa incluye varias verificaciones y ajustes que pueden hacer que tu calefacción funcione de manera más eficiente y, a menudo, hace posible detectar y reparar pequeños problemas antes de que se conviertan en costosas pruebas a reparar.

 

Limpieza Pre-Primavera

Puedes calentar tu hogar de manera más efectiva cuando hay un flujo de aire procedente de las salidas de aire. Así que para asegurarte de que nada se interponga en tu bienestar, limpia estas rejillas de ventilación de manera rutinaria para eliminar el polvo y otros desechos. También debes asegurarte de que ninguno de tus respiraderos esté bloqueado por muebles u otros objetos.

 

Tu vestimenta

Bien sea echando mano de tu colección de suéteres o prefieras relajarse en casa con tus pijamas más confortables, opta siempre por la ropa más adecuada para reducir costes en tu calefacción. Cuando sientas la necesidad de aumentar un grado del termostato, en su lugar, ponte encima una ligera manta o plaid.

 

Ventiladores de techo

Los ventiladores de techo no son solo para el verano. Gire el interruptor direccional para que las aspas del ventilador giren en el sentido de las agujas del reloj y haga funcionar los ventiladores a baja velocidad en las habitaciones ocupadas. Esto creará una corriente ascendente que hará circular suavemente el aire más cálido, que permanece cerca del techo.

 

Calor gratis

El sol regala calor de forma gratuita, incluso en invierno. Entonces, cuando brille abre las cortinas y las persianas para que esos rayos de calor entren directamente en la habitación. Es sí acuérdate de cerrarlos después de la puesta del sol para preservar esa capa extra de aislamiento.