smart home 3653454 1920

El frío llega, es inevitable. Si no quieres congelarte, sigue estos consejos. Tu caldera funcionará a la perfección y ahorrarás dinero en tus facturas de energía ¿cómo? toma nota y empieza a actuar desde hoy mismo.

Mantener un ambiente agradable y con una temperatura caliente en casa es, obviamente, posible: si tu caldera funciona correctamente, seguramente tendrás un hogar con un clima apetecible. Pero también es un problema económico: tu consumo de calefacción equivale aproximadamente al 25% del consumo energético anual.

Si no quieres pasar frío o desperdiciar energía, debes considerar seriamente realizar un mantenimiento regular de tu caldera. La fórmula es simple: Fallo técnico = Frío + Gasto en exceso.

 

Consejos para estar caliente en casa

  1. La limpieza es fundamental

    Tu caldera funcionará mejor si está limpia. Revisa el hollín, porque demasiado hollín podría significar una mala combustión. Y, mientras lo haces, revisa las juntas para asegurarte de que no entre aire no deseado, lo que también puede reducir la eficiencia de tu caldera.

  2. Revisa las rejillas de aire y asegúrate de que no estén bloqueadas

    Asegúrate de que estén siempre limpias y sin obstrucciones.

  3. Una caldera bien conectada es una caldera feliz

    Siempre vale la pena asegurarte de que todas las conexiones estén enchufadas correctamente. Verifica la conexión eléctrica y las tuberías de gas y las conexiones de agua de entrada y salida.

  4. La presión correcta

    La presión de funcionamiento normal de tu caldera debe oscilar entre 1,2 y 1,5 bares. Enciéndala, espera unos minutos y comprueba que está dentro de estos parámetros. Si la presión es más alta, “purga” algunos de los radiadores para reducirla. Si, por el contrario, la presión es demasiado baja, basta con abrir ligeramente el grifo para permitir que llegue más agua al circuito de calefacción.

  5. La temperatura adecuada

    Esto es crucial para tu comodidad y tu bolsillo. Te recomendamos que mantengas tu casa a una temperatura de 18ºC cuando vayas a estar fuera durante unas horas, y también mientras duermes. Durante las horas de actividad en casa, es bueno mantener la casa en torno a los 21ºC.
    Dicho esto, debes saber que el gasto en calefacción aumenta en un 7% por cada grado por encima de la temperatura ambiente que necesitas. Si vistes adecuadamente, será perfectamente posible pasar un invierno agradable en una casa que nunca supere los 20ºC.

  6. Vigila los radiadores

    Debes purgarlos para eliminar el aire acumulado en su interior. Usa un destornillador y un recipiente para no empapar tu alfombra y poco a poco gira la válvula de purga de todos los radiadores. Oirás un silbido. Cuando se detenga y veas que salen gotas de agua, cierre la válvula de purga. Esto permitirá que tus radiadores se calienten uniformemente y utilicen la energía de manera más eficiente. Un truco: si los radiadores están más calientes debajo que arriba, significa que ha entrado aire. Ahora sabes lo que debes hacer …

    Ojo, mucho cuidado con los servicios de mantenimiento de gas falsos. Tú decides quién y cuándo comprobará tu caldera. Si notas un olor a gas, debes abrir inmediatamente las puertas y ventanas: no uses ningún interruptor eléctrico, cierra la válvula de cierre del servicio de gas principal y llama al servicio de gas de emergencia. ¡Ten cuidado!