¿Es hora de cambiar tu aire acondicionado?

Categories:
hay que cambiar tu aire acondicionado

Las temperaturas empiezan a subir y lo harán de forma constante hasta, al menos, de aquí a 5 meses. Imagina que un día llegas a casa agotado/a de trabajar, con mucho calor, enciendes el aire acondicionado para disfrutar de una noche de descanso y te des cuenta que algo no funciona en tu aire acondicionado. ¡Y eso que lo habías arreglado alguna vez! Sin duda, es hora de cambiar tu aire acondicionado. 

Y es que, pese a que la calidad de los aires acondicionados actualmente respecto a los más antiguos, estos no duran para siempre. Puede ser que hace muchos años te instalaran uno y con el paso del tiempo y su gran uso ha ido desgastándose. ¿Por qué sufrir de manera innecesaria e ir padeciendo esas señales que te están indicando que necesitas cambiar tu aire acondicionado de una vez por todas?

Hay que cambiar tu aire acondicionado si ya no es tan eficaz como antes

Esta es una de las señales que te deben poner en sobre aviso, que tu aire acondicionado ya no sea tan efectivo como antaño. Que ya no está lo suficientemente frío podría ser señal de que tu unidad está teniendo algunos problemas. Si ya has intentado limpiarlo o has llamado al servicio técnico para que lo solucionen, pero el mismo problema no remite, debes comenzar a pensar en cambiar tu aire acondicionado.

Tus facturas son más altas de lo habitual

¡Cómo lees! Mucha gente no lo sabe pero esta es una de las señales más comunes de que es necesario reemplazar tu aire acondicionado porque ya no funciona de manera eficiente y precisa de una sobrecarga energética para hacerlo.

Puede ocurrir que después de algunos años, tu aparato no funcione tan bien, especialmente si no has cumplido con el servicio y el mantenimiento adecuados para él. Comprar un nuevo aire acondicionado no solo te ayudará a reducir esas facturas de luz, sino que también hará que tu casa sea más eficiente en el uso de la energía.

La humedad comienza a acumularse en tu aire acondicionado

La presencia de fugas y humedad alrededor de tu unidad interior de aire acondicionado podría ser una señal de fuga de refrigerante. Esto puede causar serios riesgos para la salud tuya y la de tu familia al ser un especial campo de cultivo para el moho.

Siempre estás requiriendo servicio técnico

Ya simplemente por lógica, si te has convertido en un adicto a llamar al servicio técnico de tu aire acondicionado es que algo falla. Un consejo: si tu aire tiene más de 10 años, es hora de pensar en comprar uno nuevo junto con una nueva instalación más correcta de aire acondicionado.

Y cómo no, si tu hogar ha crecido en número de habitantes con el paso de los años, es posible que tu aire acondicionado ya no sea el adecuado y requieras de uno con más potencia. ¿Lo sabías?

 

El gasto real de un aire acondicionado que debes saber

Categories:
el gasto real de un aire acondicionado

El consumo que conlleva la utilización de un aire acondicionado dependerá de varios factores, entre ellos de la etiqueta energética, de si lleva incorporado el sistema Inverter y del tipo de aire acondicionado escogido tal como te indicamos a continuación. El gasto real de un aire acondicionado dependerá tanto del uso que hagamos del mismo como de ciertos elementos que debemos tener en cuenta antes de su adquisición.

Muchas personas piensan que el gasto de un aire acondicionado es muy grande pero ¿Es esto real? En este artículo te contamos el gasto real de un aire acondicionado que implica el uso de un aire acondicionado optimizando el consumo energético y económico.

Desde Urban Gas queremos contarte algunos de los principales aspectos que influyen en el gasto real de un aire acondicionado, teniendo presente que el gasto energético dependerá del aparato que se escoja, de su uso, del número de horas que se mantenga encendido y de otros aspectos como los metros cuadrados de las estancias a enfriar entre otras cuestiones.

Aspectos que influyen en el gasto real de un aire acondicionado

  1. Tipo de etiqueta energética

La etiqueta energética del aparato de aire acondicionado escogido indicará la clasificación energética del mismo o su potencia refrigerante que vendrá indicada en frigorías. Se puede ahorrar mucho eligiendo el aparato de aire acondicionado en función de los metros cuadrados de la estancia donde se vaya a instalar. Conviene consultar con los profesionales del sector para hacer la mejor elección.

  1. Sistema Inverter

El sistema Inverter sirve para reducir los picos de consumo, sobre todo en el momento en que arrancamos el aire acondicionado. Gracias a este sistema se propicia un gasto constante y disminuye el consumo en el modo “stand-by” y en “off” o apagado. Resulta conveniente preguntar si el aparato de aire acondicionado que vamos a comprar tiene este sistema o no antes de su adquisición, aunque la mayoría de ellos lo incorporan.

  1. Conocer los tipos de aire acondicionado

En el mercado actual existen diferentes tipos de aire acondicionado, entre los que destacan los aires acondicionados portátiles, los inverter, los multisplit o los de conducto. El consumo energético dependerá mucho del tipo de aire acondicionado pero por lo general, los aires acondicionados de conducto tienen un consumo menor a nivel energético que revierte en la reducción de las facturas.

  1. Consumo con un control adecuado de la temperatura

Poner el aire acondicionado al máximo no es lo más eficiente. Lo adecuado es mantener una temperatura ambiente que no varíe más de 12ºC con respecto a la temperatura exterior. En verano se recomienda poner una temperatura de aire acondicionado entre 24ºC y 26ºC según el porcentaje de humedad (que se suele indicar en los dispositivos). Si se controla la temperatura de manera adecuada el consumo puede variar en un 8%.

  1. Apagar el aire acondicionado cuando no se esté utilizando

Muchas personas creen que es mejor dejar el aire acondicionado encendido siempre en la época estival, no obstante esto repercute en el gasto real. Es preferible dejar el aparato en stand-by o apagarlo cuando no se vaya a estar en la estancia siempre que sea por lapsos de tiempo no reducidos. En el caso de salir de la habitación o del lugar en que se encuentre el aparato por pocos minutos no merece la pena apagarlo.

Estos consejos para reducir el consumo utilizando el aire acondicionado harán que el gasto real disminuya, siendo esto un beneficio tanto a nivel económico para el usuario como para el Medioambiente. La excusa de no poner el aire acondicionado porque incrementa mucho el gasto de las facturas es muy debatible, pues tal como hemos visto depende mucho de factores que podemos controlar.

Las emisiones de CO2 están matando el planeta

Categories:
El origen de las emisiones de CO2 parte de dos fuentes principales que serían las fuentes naturales y las fuentes antropogénicas; si hablamos del origen natural del CO2 nos referimos a la respiración

Las emisiones de CO2 están más presente que nunca y marca datos de récord a cierre del año 2018, algo que puede parecer increíble dada la insistencia de las diferentes medidas mundiales tomadas para combatir el exceso de estas emisiones tan tóxicas para el planeta y las constantes nuevas normativas para mejorar la salud del medio ambiente, aunque este incremento tiene cierto sentido cuando se analiza en contexto.

El dióxido de carbono es uno de los gases más contaminantes a nivel medioambiental que existen y su crecimiento en los últimos años es cada vez mayor; causando efectos realmente nocivos para el planeta en el que vivimos, empeorando nuestra calidad de vida e influyendo en problemas tan importantes como el calentamiento global.

La economía mundial presenta un crecimiento al que no estábamos acostumbrados en ciclos anteriores, con el desarrollo de grandes países industriales como Estados Unidos o Japón y su aumento de producción crece la aparición del CO2, a su vez, la capacidad de las energías renovables todavía no es suficiente para abastecer la demanda de estas  grandes potencias.

 

Las fuentes de las emisiones de CO2

 

El origen de las emisiones de CO2 parte de dos fuentes principales que serían las fuentes naturales y las fuentes antropogénicas; si hablamos del origen natural del CO2 nos referimos a la respiración de los animales, los incendios forestales, los procesos de fosilización o las erupciones volcánicas, aunque hoy en día estas no son las fuentes mayoritarias.

Las fuentes de emisión de CO2 antropogénicas son las que tienen origen en los procesos industriales, la quema de combustibles fósiles para la obtención de energías, la quema de residuos o deshechos, los medios de transporte y otras actividades relacionadas con el nuevo estilo de vida del ser humano; siendo estas fuentes las que presentan un mayor crecimiento.

 

El impacto en el planeta de dióxido de carbono

 

El CO2 es uno de los responsables de lo que conocemos como el efecto invernadero, un fenómeno por el que el calor que produce el sol es retenido dentro de la atmósfera; cuando ciertos gases como el CO2 aumentan en exceso la retención del calor en la atmósfera es mayor y se produce un sobrecalentamiento global que tiene consecuencias en el clima mundial y en la vida en nuestro planeta.

Las diferentes etapas que se estudian a lo largo de la historia del planeta evidencian que la variación en el clima es algo cíclico y normal, aunque los efectos de las emisiones de CO2 producen que este cambio paulatino se esté acelerando y se produzcan situaciones agravantes como la concentración de gases responsable del efecto invernadero.

Esta variación del clima y del ecosistema afecta a la vida en el planeta a todos los niveles así que este sobrecalentamiento también está involucrado en el deshielo de los grandes casquetes glaciares y se produce un evidente aumento del nivel del mar afectando a ciertos fenómenos, como la evolución o crecimiento de los arrecifes de coral y a las especies que se alimentan de ellos.